Mi twitter

jueves, 21 de marzo de 2013

Alessandro Roncaglia y la competencia

A continuación un fragmento del capítulo 8 del libro "Piero Sraffa" de Alessandro Roncaglia, donde plantea las dos distintas concepciones de competencia, una para la economía clásica, otra para la economía neoclásica:

"The assumption of a uniform rate of profits in the various sectors thus reflects the classical and Marxian conception of competition based on freedom of entry of new firms into each productive sector. Under such conditions it is, in fact, impossible for any single sector to realise continuously an above-average rate of profits, for new firms would be attracted into the sector in question by the possibility of earning higher profits. As a consequence, productive capacity and supply would rise relative to demand, putting a downward pressure on prices (and vice versa in the case of a rate of profits below the average). This type of competition bears little relation to any particular firm’s ability to set the price of its own product. Nor is it related to the size of any individual firm as a proportion of the entire industry. The only necessary conditions are that technological discontinuities related to a minimum plant size do not play a relevant role, and that legal (and more generally, institutional) obstacles to the free movement of capital between sectors do not exist, so that no barriers to entry exist for new (potential) producers."

domingo, 3 de marzo de 2013

India goes Latinamerican


India goes Latinamerican

El semanario inglés The economist, nuevamente ha afirmado su adherencia a la línea editorial de la política económica regresiva y conservadora, ésta vez en lo que respecta a la economía de la India, hablando del peso del gasto público y el freno que ha representado para el crecimiento económico, ante ello recomendaríamos a The Economist que, o dejara en claro su línea editorial (para aquellos que no quieren inferirla a través de la lectura de sus notas) o si no, que antes de publicar un artículo sobre la India revisara otra publicación, mucho más cercana y acertada a esa realidad, se trata del Economic and Political Weekly, en sus números 8 y 10 del presente año, tiene varios artículos y editoriales que son relevantes para el tema del presupuesto, aquí se mencionan cuatro (ver la bibliografía) de los cuales se desprenden varios puntos: la presión política de cierto grupo dominante en las negociaciones fiscales, la causa en una mala política económica cuyo intento de solución ha reforzado el problema, así como el sinsentido y la contradicción entre las políticas económicas; si se quiere presentar lo anterior “in a nutshell” sería como sigue: el problema económico actual de la India tiene sus raíces en un proceso anterior donde se descuidó la estructura económica y al mismo tiempo se liberalizó el apartado de las importaciones (reducción de barreras arancelarias y no arancelarias), así, en industrias como manufactura de ‘aeropartes’, manufactura de computadoras y manufactura de equipo de telecomunicaciones en el periodo 1996-2000 reportaron un gran aumento en sus importaciones, no así en sus exportaciones, asimismo, para la gran mayoría de las demás industrias la producción interna no aumentó entre 1991 y 2007 y una gran parte del sector industrial siendo, durante varios años un importador neto, teniéndose así un recurrente déficit externo en las manufacturas durante lo que va del siglo XXI, el cual no fue resuelto por el sector privado, ni corregido por el sector público; lo que ocurrió posteriormente fue que la política económica se vio en la necesidad de, y se enfocó en, atraer capitales externos para cubrir dichos déficits, no en resolverlos, con acciones como el alza de las tasas de interés por parte del Banco Central (lo cual duró hasta 2011), lo cual no sólo no atacaba el problema de raíz, sino que lo empeoraba, dando resultados como el que para el actual periodo económico el ratio de la formación bruta de capital al PIB sea el más bajo desde 2004, ello debido a que, al dársele tanta importancia al capital externo como ‘cobertor’ del déficit en cuenta corriente, no sólo se le utilizó como cubierta, sino que se le otorgó poder político (cabe aclarar que aquí se deshecha la visión simple de que no hay poder político en lo económico), de modo que, si bien la tasa de interés, uno podría argumentar, ya no funciona, al menos desde 2011, como antes, el presupuesto sí, pues el déficit público (para dar confianza al inversionista extranjero en un plan de consolidación fiscal) ha disminuido mientras la tasa de crecimiento también lo hace, viéndose afectados rubros importantes del gasto como aquel en capital. Se observa así que The economist está luchando con un fantasma, y si quisieran un título más realista para sus publicaciones sobre la India debería de ser el que aquí se utiliza, ‘India goes Latinamerican’. Los latinoamericanos sabrán a lo que me refiero.

Bibliografía
·         The Economist, India´s budget, walk the line, 28/02/2013, http://www.economist.com/blogs/banyan/2013/02/indias-budget
·         Economic and Political Weekly, At the feet of the rating agencies, V. 48 # 10, http://www.epw.in/system/files/pdf/2013_48/10/At_the_Feet_of_Rating_Agencies.pdf
·         Economic and Political Weekly, Scrutinising the economy, V. 48 #10, http://www.epw.in/system/files/pdf/2013_48/10/Scrutinising_the_Economy.pdf
·         Economic and Political Weekly, Manufacturing trade deficit and industrial policy in India, V. 48 #8, http://www.epw.in/system/files/pdf/2013_48/08/Manufacturing_Trade_Deficit_and_Industrial_Policy_in_India.pdf
·         Economic and Political Weekly, Growth versus inflation: how RBI has missed the bus, V. 48 #8,  http://www.epw.in/system/files/pdf/2013_48/08/Growth_versus_Infl_ation.pdf